tirantes estructurales

Qué clases de tirantes estructurales existen hoy en construcción

Ingeniería Civil y Transporte
 16-sep-2020 | Structuralia

Los tirantes estructurales o de anclaje son elementos que se utilizan en la construcción para aportar una mayor estabilización a paredes y muros. Siempre que el suelo donde se esté edificando disponga de las características necesarias para absorber la tensión que producen estos tirantes, estos se vuelven fundamentales para garantizar la seguridad y el perfecto acabado final de cualquier proyecto que los requiera.

¿Qué clase de tirantes estructurales elegir?

La efectividad de los tirantes estructurales dependerá también del sistema concreto por el que se opte; las opciones son muchas y muy diferentes entre sí. Por lo tanto, estos variarán en función de cuáles sean las necesidades específicas de cada proyecto. A continuación, se comentan los factores que entran en juego a la hora de decantarse por un sistema de tirantes estructurales u otro.

New call-to-action

La tensión ejercida

Según cuál sea el origen de la tensión que se produce, se distinguirá entre los tirantes activos y los pasivos. Estas son sus diferencias. 

  • Tirantes activos: la totalidad o una parte de la tensión se produce cuando se conectan los tirantes con la obra de anclaje.
  • Tirantes pasivos: en este caso, la tensión tiene su origen en una reacción causada por una deformación existente en la obra de anclaje.

La duración de su uso

Los tirantes estructurales no siempre se diseñan para formar parte de la construcción de forma indefinida. Por eso, es posible encontrar algunos tirantes permanentes y otros provisionales.

  • Tirantes permanentes: su destino es ejercer su correspondiente función a perpetuidad y formar parte del anclaje durante toda la vida útil del mismo.
  •  Tirantes provisionales: al contrario, estos tirantes estructurales se diseñan para ejercer su función únicamente durante un tiempo limitado y definido con antelación.

Los materiales

En general, los tirantes estructurales están compuestos siempre por una serie de cordones de acero. Sin embargo, este material puede complementarse con el uso de otros para obtener, en cada caso, un resultado distinto. Existen, por ejemplo, los siguientes. 

  • Tirantes de cadena: la vara de acero se instala en un orificio y se une al suelo mediante una suspensión compuesta de cemento. Las prensas hidráulicas son las responsables de realizar el estiramiento.
  • Tirantes de inyección: son tubos de acero con un roscado en la parte exterior, que posibilita aumentar el agarre y que se suma al atornillado y a la fijación de placas y tuercas para una mayor resistencia.
  • Tirantes de barras: se distinguen por contar con una protección adicional frente a la corrosión gracias al uso del PVC.

¿Y qué hay de los sistemas de unión?


En función de cuántos puntos de unión tengan y en qué parte se encuentren estos, existen tirantes estructurales básicos, con unión central, con uniones en los tensores y barras de compresión. Estas son sus principales características. 

  • Tirantes estructurales básicos: para construcciones simples.
  • Tirantes estructurales con unión central: con roscas a izquierda y derecha para instalar más de una barra.
  • Tirantes estructurales con uniones en los tensores: una vez instalados, esta clase de tirantes permite ajustar la longitud y la desviación.
  • Barras de compresión: complementan a los tirantes estructurales, ofreciendo mayor resistencia.

Cada clase de tirante estructural tiene una función. No obstante, hay que tener en cuenta que, en todos los casos, la ejecución constará de las siguientes fases.

  1. Perforación.
  2. Instalación de la armadura.
  3. Inyección del mortero a presión.
  4. Realización de las pruebas de carga.
  5. Encadenación de la carga.

En definitiva, habrá que estudiar detenidamente las particularidades de cada proyecto para determinar con criterio qué sistemas de tirantes estructurales son los que se necesitan. Aunque, en cualquier caso, el procedimiento de ejecución no varía de un sistema a otro, o lo hace muy ligeramente.

New call-to-action

¡Comparte con tus contactos!

Quizá te puede interesar

El laminado en frío y sus principales aplicaciones

El laminado en frío es un proceso industrial que consiste en la deformación continua a alta velocidad de materiales metálicos, generalmente el acero, además del hierro, el aluminio, el cobre y sus...


Leer más >>

Historia y evolución del corte de acero

¿Por qué es fundamental dominar el corte de acero? Desde muchos siglos antes de Cristo, artesanos de las principales civilizaciones del mundo se dedicaban a calentar masas minerales de hierro...


Leer más >>

Contacta con nosotros

Si tienes una pregunta, nosotros tenemos la respuesta, y si tienes una duda, te la resolveremos.

Contacta ahora