Blog Structuralia

Nuestro blog sobre formación en español

Cómo abordar la implantación BIM en mi empresa

Muchas empresas del sector construcción, en sus procesos tanto de digitalización como de internacionalización, están viendo con BIM (Building Information Modelling) grandes oportunidades. Es por ello que desde niveles estratégicos se plantea la posibilidad de implantar esta nueva metodología a nivel corporativo.

 

Las tres caras del BIM

En el libro “BIM and Construction Management” de Brad Hardin y DaveMccool, los autores del mismo insisten en la idea de que BIM no sólo implica implantar un software sino también procesos y comportamientos.

Behaviors/Comportamientos: BIM facilita el trabajo colaborativo tanto a nivel interno, entre distintos departamentos que tradicionalmente trabajaban como silos estancos de información, como a nivel externo, entre distintos agentes y empresas que intervienen a lo largo del ciclo de vida del activo. Es por ello que durante la implantación BIM hay que ser muy consciente y saber gestionar de manera correcta la resistencia al cambio a nivel persona, nivel departamental y nivel organización que por seguro va a surgir.

Processes/Procesos: BIM es una metodología distinta a las convencionales que parte de modelos tridimensionales con información no gráfica (parámetros y datos) incluida, de los cuales vamos obteniendo y añadiendo nueva información a lo largo de la vida del proyecto o infraestructura. Por tanto, será necesario revisar los procedimientos de trabajo actuales de la empresa.

Tools/Herramientas: dicha generación de modelos BIM así como el aprovechamiento de los mismos para los diversos usos que haya establecido la empresa que desea la implantación como prioritarios implica tanto la adquisición como la formación en software específico.

 

Estrategias de implantación posibles

En el libro anteriormente citado se describen tres estrategias para implantar tecnología BIM:

  • Estrategía nº 1: es la menos dramática porque es la que menos rigor y reflexión requiere. Consiste en el método de “apilación”, que implica añadir un nuevo software a los actuales sistemas ya empleados. Naturalmente, esta estrategia conlleva un alto riesgo debido a que dicha adición de nuevas herramientas crea confusión a la hora de elegir entre las mismas la más apropiada en cada caso. Ello puede significar una vuelta inmediata a los sistemas anteriores de trabajo y la “acumulación de polvo” sobre el nuevo sistema BIM recientemente adquirido pero inmediatamente olvidado.
  • Estrategia nº 2: esta estrategia de implantación BIM se basa en el método de “sustitución”, es decir, en intercambiar uno de los sistemas tradicionales por el nuevo sistema BIM. Es la estrategia más dramática de las tres, ya que no tiene en cuenta las posibles nuevas interrelaciones con el resto de los sistemas, de manera que el riesgo es no lograr el aprovechamiento de todo el potencial.
  • Estrategia nº 3: es la menos conocida, aunque afortunadamente está creciendo en popularidad. Esta estrategia no sólo tiene en cuenta la tecnología a implantar sino también los nuevos comportamientos, así como la integración de los procesos nuevo con los ya existentes. Parte de un acercamiento a los procesos actuales y a las personas que los llevan a cabo y será la estrategia de implantación BIM en empresa que veremos en el presente artículo y en los sucesivos.

1645896

 

Errores comunes a la hora de implantar BIM

Algunos de los errores habituales que se están cometiendo a la hora de implantar BIM en una empresa podrían resumirse en los siguientes:

  • Abordar la implantación sin conocer la organización:
    • Tipología de organización y sistema organizativo.
    • Procesos, metodología, procedimientos… etc. de la organización.
    • Servicios propios de la organización.
    • Proyectos habituales contratados a la organización.
    • Entregables solicitados a la organización.
  • No tener en cuenta a los departamentos y muy especialmente, a las personas que llevarán a cabo los procesos BIM.
  • Minusvalorar la resistencia al cambio.
  • Empezar por el final:
    • Adquisición de software.
    • Adquisición de formación.
  • No contar con una metodología detalla para llevar a cabo la implantación.
  • No contar con procesos de seguimiento de los trabajos de implantación.
  • No contar con procesos de medición de la calidad o el éxito de la implantación.

Y, en definitiva, no haber redactado un Plan de Implantación BIM con el que se haya comprometido la organización.

 

Estrategia de implantación desde los procesos

Esta estrategia basada en la nº3 citada anteriormente se podría descomponer en las siguientes fases:

 

FASE 1: ANÁLISIS DE LA ORGANIZACIÓN

En esta fase se debe hacer un estudio de la organización que desea implantar BIM. Se deben identificar aspectos tales como la estructura organizativa, las tipologías de proyectos, los ciclos de vida, los productos y/o servicios de su portfolio, los procedimientos y/o buenas prácticas que tuviera documentados, las necesidades de la empresa, las personas clave… etc.

Habitualmente esta fase genera como entregable un Informe de Diagnóstico.

 

FASE 2: SELECCIÓN Y PRIORIZACIÓN DE SERVICIO O PRODUCTOS A IMPLANTAR BIM

Esta fase sirve para que la dirección estratégica de la empresa pueda seleccionar y priorizar los servicios o productos BIM a implantar desde criterios estratégicos, comerciales y técnicos.

El entregable mínimo de esta fase es el listado de productos y servicios priorizado.

 

FASE 3: PLANIFICACIÓN DE LA IMPLANTACIÓN BIM

En esta fase se identifican las etapas de implantación, la metodología a seguir para este proceso, y los recursos humanos y materiales necesarios. Durante esta etapa, también se define y ajusta el programa de actividades, se estiman los costes de implantación, así como los riesgos, o se determina la metodología de evaluación del éxito de la implantación, entre otras cuestiones

Esta etapa culmina con la entrega de un Plan de Implantación BIM.

pexels-photo-1385633

 

FASE 4: EJECUCIÓN DE LA IMPLANTACIÓN BIM

En esta etapa en realidad lo que se llevará a cabo es lo descrito en el Plan de Implantación BIM. Algunas de las tareas a realizar para cada uno de los productos/servicios seleccionados podrían ser:

  1. Selección del equipo piloto.
  2. Selección del proyecto piloto.
  3. Levantamiento de procesos “Estado Actual”.
  4. Levantamiento de procesos teóricos BIM.
  5. Evaluación softwares del mercado.
  6. Selección de software/s.
  7. Adquisición de licencias para equipo piloto.
  8. Formación del equipo piloto.
  9. Desarrollo del proyecto piloto previamente seleccionado.
  10. Actualización de los procesos teóricos BIM con la experiencia del piloto.
  11. Documentación del Procedimiento para el producto/servicio seleccionado.

Por tanto, si esta etapa se ha llevado a cabo con rigor, termina con los Procedimientos para los productos/servicios de la empresa documentados y detallando cómo trabajar con la nueva tecnología.

Además, se habrá tenido en cuenta para el desarrollo de los procedimientos a las personas que habitualmente venían trabajando en dichos productos o servicios de manera que se mitiga el riesgo a la resistencia al cambio. Por otro lado, también se habrá permitido una evaluación por parte de dichas personas de la solución más adecuada a sus procesos.

 

FASE 5: REDACCIÓN DE OTROS PLANES (ADQUISICIONES, RRHH, FORMACIÓN,  COMUNICACIONES…)

Partiendo de la idea de que en la fase anterior sólo hemos formado a las personas seleccionadas para llevar a cabo el piloto y por tanto sólo hemos adquirido las licencias necesarias para ellas, es posible que sea necesario elevar esta implantación a partir de la experiencia del piloto al resto del departamento o departamentos que intervienen en los productos o servicios seleccionados.

Por tanto, posiblemente sea necesario estudiar el volumen de adquisiciones de nuevas licencias, la formación para el resto de la organización, posibles nuevos recursos humanos a incorporar a la plantilla e incluso la comunicación tanto a nivel interno como externo que se llevaría a cabo sobre la Implantación BIM ejecutada en el producto o servicio X.

Como puede entenderse, esta fase, de ser necesaria, finaliza con la redacción y cierre de dichos planes.

 

Descarga la guía gratuita sobre implantación BIM en organizaciones

 

FASE 6: ADQUISICIÓN DE LICENCIAS Y FORMACIÓN

Dado que los procesos de compras de las empresas suelen requerir un tiempo para redacción de pliego, búsqueda de posibles suministradores, invitación, redacción de ofertas, evaluación de ofertas, adjudicación, negociación, cierre contrato, etc. he preferido aglutinar estos procesos y elevarlos a nivel de fase.

Con independencia de los entregables necesarios para cada una de las tareas anteriormente mencionadas esta fase debe culminar con las licencias y la formación estimadas en los planes de la fase 5 ya adquiridas.

 

FASE 7: CONTRATACIÓN NUEVOS PERFILES

Durante el proceso de implantación ejecutado hasta el momento, puede ocurrir que la empresa detecte la necesidad de incorporar a su plantilla nuevos perfiles como Coordinadores BIM o BIM Managers. La posible incorporación, así como el sistema para llevarlo a cabo habrán quedado detallados en la fase 5 en su plan correspondiente.

pexels-photo-840996

 

FASE 8: FORMACIÓN POR DEPARTAMENTOS/ UNIDADES DE PRODUCTO/SERVICIOS

Según lo estimado en el plan de Formación y la oferta adjudicada del suministrador seleccionado en fase 6, se instalarán las licencias y se impartirá la formación a las personas necesarias.

 

FASE 9: EVALUACIÓN DE LA IMPLANTACIÓN

Según los indicadores detallados en el Plan de Implantación BIM, la empresa llevará a cabo una evaluación del éxito de la implantación con independencia de que pueda repetir este proceso de manera periódica para poder contar con un origen inmediato sobre el que comparar.

 

FASE 10: COMUNICACIÓN DE LA IMPLANTACIÓN

La empresa que ha llevado el proceso de implantación llevará a cabo la comunicación de la misma tanto a nivel interno como a nivel externo si así lo hubiera detallado en el Plan de Comunicación elaborado en Fase 5.

 

Conclusiones

Implantar BIM con rigor requiere de una estrategia meditada que se reflejará en el Plan de Implantación BIM.

No sirve de nada añadir herramientas o sustituirlas por nuevas si no se implica al personal que las tendrá que utilizar para desarrollar sus procesos ni en la evaluación ni en la selección ni en la revisión del programa formativo de las mismas.

La formación en herramientas BIM así como manuales de uso en ningún caso pueden ni deben sustituir a los documentos de tipo Procedimiento sobre cómo llevar a cabo un determinado servicio o producto. Siguiendo la estrategia detallada en este artículo y con un equipo responsable (consultora externa o experto BIM incorporado a la plantilla más el personal de la propia empresa implicado en la implantación), la implantación culminará con los Procedimientos de los servicios o productos detallados y con las herramientas BIM ya incorporadas a los procesos.

Pilar Jiménez Abós

BIM Project Manager

 

guía implantación bim

 

Contacta con nosotros

Si tienes una pregunta, nosotros tenemos la respuesta, y si tienes una duda, te la resolveremos.

Contacta ahora