¿Cómo se prepara un firme para la puesta en obra de mezclas asfálticas?

Carreteras
 14-jun-2017 | Structuralia Blog

Inmersos en una crisis económica global, donde las inversiones en infraestructuras han rozado mínimos históricos, se observa una ligera recuperación de la economía mundial que, sin duda, recalará de algún modo en las obras públicas que ya se proyectan para los próximos tiempos tanto en Latinoamérica como en Europa. 

Bajo esta premisa repasaremos, a continuación, cómo preparar adecuadamente un firme para su posterior constitución con mezclas asfálticas en caliente, una de las actividades más necesarias en las obras públicas lineales, tanto para vías de nueva construcción como para el mantenimiento de las ya existentes.

Comenzaremos hablando de las labores de saneamiento del firme para, posteriormente, recordar la adherencia que debe existir entre las capas. Por último, veremos cómo emplear la técnica del reperfilado, útil para cumplir lo establecido respecto al IRI (International Roughness Index).

 

Saneamiento del soporte

La primera operación que tendremos que realizar será inspeccionar visualmente el estado del soporte. Para ello, evaluaremos el grado de deterioro que presenta y las acciones a abordar para corregir las deficiencias que puedan ocasionar algún tipo de problema en la capa que vamos a extender.

 

Cómo se prepara un firme

 

En este sentido, las superficies exudadas conducen a la formación de deformaciones plásticas y posiblemente puedan aparecer remontes de ligante en superficie, por lo que se antoja imprescindible su eliminación mediante fresado y su posterior reposición con una mezcla nueva.

También deben eliminarse aquellas zonas que se encuentren excesivamente cuarteadas. Este tipo de deterioro suele deberse a un agotamiento por fatiga de la capa subyacente, por lo que ésta debe ser sustituida, con el fin de asegurar la perfecta transmisión de las cargas del tráfico a todo el paquete del firme.

 

Adherencia entre capas

Las diferentes capas que conforman el firme deben trabajar solidariamente, por lo que es preciso unirlas mediante un riego de emulsión que en dependencia del tipo de soporte recibe nombres diferentes: si el se trata de un material granular, el riego se denomina de imprimación y su función es penetrar lo máximo posible con el fin de sujetar y dar cohesión superficialmente a la base granular.

En ocasiones, se emplean emulsiones de rotura lenta, pero las que realmente están recomendadas para este tipo de tratamiento son las emulsiones catiónicas de imprimación. Se trata de emulsiones poco concentradas y, por lo tanto, con baja viscosidad, y un contenido en fluxantes elevado, que son los que realmente le proporcionan su capacidad de penetración en la base. Ha de pasar bastante tiempo, al menos 24 horas, para que el ligante penetre en el material granular y pierda parte de los disolventes antes de extender la capa de aglomerado.

Entre dos capas asfálticas el riego se denomina de adherencia y las emulsiones recomendadas son las de rotura rápida, al igual que en el caso anterior, las más empleadas son las catiónicas. Tienen un porcentaje de ligante más elevado que las de imprimación y en su fabricación se emplean menos fluxantes. El tiempo de espera para cubrir con aglomerado es bastante menor e incluso, cuando se utilizan extendedoras con rampa de riego incorporada, se ejecuta inmediatamente delante de la extensión de la mezcla.

 

adherencia entre capas de asfalto

 

Como se ha dicho anteriormente, la finalidad de estos tratamientos es la de unir ambas capas, por lo que es fundamental que, en el momento de efectuar la puesta en obra de la mezcla, el riego de adherencia no se haya perdido, ni en su totalidad ni en parte, por el paso de los camiones. Como, en ocasiones, esto no resulta fácil de conseguir, es frecuente el uso de emulsiones termoadherentes. Éstas, son emulsiones que se fabrican con ligante muy duros, que no se adhieren a los neumáticos a temperatura ambiente, pero que al recibir la mezcla en caliente se funden y se pegan en consecuencia.

Cabe destacar que antes de la aplicación de estos tratamientos, se debe comprobar también que en el soporte no hay barro, partículas sueltas o elementos contaminantes que impidan la correcta adherencia entre las capas. En caso contrario tendrán que eliminarse.

 

Reperfilado

Otro de los puntos a tener en cuenta es la regularidad superficial de la superficie existente. Desde el punto de vista del cumplimiento del IRI, puede ser necesario efectuar una capa de reperfilado o, en su caso, el bacheo o el tratamiento pertinente para conseguir un perfil, tanto longitudinal con transversalmente, uniforme. Esto se hace imprescindible cuando la capa que se va ejecutar es la última del firme.

 

Asfalto3

 

Cuando, debido a las citadas irregularidades del soporte, nos encontremos con espesores no uniformes y no actuemos sobre ello, al concluir la ejecución de la nueva capa, seguiremos manteniendo esas mismas irregularidades (aunque atenuadas). El grado de esponjamiento de una mezcla asfáltica suele ser del orden del 20- 25%, con lo que para obtener espesores de 4 cm, tendremos que poner a la salida de la regla de la entendedora unos 5 cm. Tras el proceso de compactación, tendremos en la mayor parte del tramo los 4 cm previstos; ahora bien, si la entendedora pasa sobre una zona con baches importante o deprimida, los espesores iniciales, si no se ha corregido el perfil previamente, aumentan; suponiendo que la profundidad del bache fuera de 3 cm, tras la compactación habría bajado a 2,4 cm, es decir, acabaríamos con un perfil deprimido en esta zona unos 0,6 cm. De ahí la importancia de un buen reperfilado previo a la extensión de las nuevas capas.

 

Si quieres saber más sobre la puesta en obra de mezclas asfálticas, no dudes en consultar nuestro posgrado, ahora, con nuevos precios:

 

 

Inicio: 23 de enero

Máster en Construcción, Mantenimiento y Explotación de carreteras.
               

 

 Fotografía de cabecera: Jacinto L. García

¡Comparte con tus contactos!

Quizá te puede interesar

3 claves de la gestión y conservación de carreteras

La conservación de las carreteras es esencial para la movilidad de la población ya que nos permite viajar de forma segura a cualquier punto del territorio.


Leer más >>

Inestabilidad de taludes en carreteras: tipos de movimientos que se producen

El movimiento de tierras está estrechamente ligado a la construcción de carreteras, ya que con él se consigue adoptar la rasante de proyecto mediante la creación de terraplenes y desmontes.


Leer más >>

Contacta con nosotros

Si tienes una pregunta, nosotros tenemos la respuesta, y si tienes una duda, te la resolveremos.

Contacta ahora