Blog Structuralia

Nuestro blog sobre formación en español

Diferencias entre CAD y BIM en proyectos de ingeniería

La implantación de la metodología BIM en las empresas de ingeniería y arquitectura está suponiendo una revolución sin precedentes. Ni siquiera el cambio que supuso la utilización de programas CAD para la realización de los planos del proyecto es comparable.

Son ya muchos los países en los que su uso es recomendado u obligatorio por parte de la administración. En España por ejemplo, el uso de BIM es obligatorio en Licitaciones Públicas de Edificación desde diciembre de 2018, y en obra civil lo será a partir del 26 de julio de 2019. Es por ello que las empresas están tomando medidas para su implantación.

Por lo tanto, será necesario que los ingenieros del sector de la construcción tengan la formación necesaria para este nuevo método de trabajo una vez la empresa implante la nueva metodología. 

Descarga la Checklist gratuita sobre competencias profesionales para ingenieros

¿En qué se diferencian CAD y BIM?

A continuación vamos a explicar las principales diferencias que hay a la hora de llevar a cabo un proyecto mediante programas CAD o BIM, para entender todo lo que supone este cambio en el sector.

1. Un software y una metodología

Cuando hablamos de CAD lo primero que se nos viene a la cabeza es que estamos hablando de un programa de dibujo asistido por ordenador. En cambio, BIM no se entiende sólo como un software en el que podemos diseñar nuestro proyecto, sino que abarca mucho más.

El Building Information Modelling tiene que entenderse como una metodología de trabajo, en la que aparte de una herramienta que puede representar tridimensionalmente la obra, es capaz de controlar los tiempos de construcción, analizar el costo del proyecto o evaluar su sostenibilidad entre otras cosas. Es ahí donde reside la principal diferencia entre CAD y BIM.

2. Método de trabajo

Como hemos explicado en el anterior punto, con la entrada de BIM se ha cambiado radicalmente la forma en la que se lleva a cabo un proyecto de obra civil o arquitectura. Esta nueva metodología permite que todos los implicados puedan trabajar sobre un mismo modelo, algo que no sucedía con CAD.

Esto implica que la comunicación es mucho más fluida entre las distintas partes que componen el proyecto, ya que tanto los diferentes equipos de ingenieros (estructuras, instalaciones, etc) como las empresas encargadas de la construcción o proveedores de materiales, trabajan en el mismo entorno.

Además, un beneficio de trabajar todos sobre el mismo modelo, es la posibilidad de  solucionar errores que en el caso de CAD no se hubieran solucionado hasta la fase de edificación. Esto ocurre por ejemplo con la ocupación de un mismo espacio de un muro y una tubería, que en los planos de CAD hubiera sido muy difícil percatarse.

3. Gestión de la información

En un proyecto de ingeniería se generan una cantidad inmensa de datos conforme se va desarrollando. Por ello, es necesario llevar un control minucioso para no perder información en el camino. 

En este sentido, la gestión de los documentos producidos es totalmente distinta si trabajamos en CAD o en BIM. En el primer caso, el peso principal de los archivos creados son planos independientes unos de otros.

En BIM, al contrario, todo lo generado puede ser fácilmente administrado mediante bases de datos dentro del propio modelo. Esto hace que sea más fácil compartir la documentación entre los trabajadores y tener una gestión de la información más eficiente.

4. Control y mantenimiento durante la vida útil

Otra de las diferencias que surgen entre CAD y BIM es la gestión de la obra durante la vida útil de la misma. La metodología BIM puede, en el mismo modelo en el que se llevó a cabo las fases de diseño y construcción, hacer un seguimiento durante la fase de utilización  mientras que con CAD esto no es posible.

5. Software utilizado

Por último, vamos a hablar de los diferentes programas utilizados en cada uno de ellos. Como es lógico, al ser distintas las funcionalidades que te ofrecen CAD y BIM, los software utilizados también lo son. El programa con más cuota de mercado para el dibujo asistido por ordenador es AutoCAD, mientras que en BIM se utilizan principalmente Revit, ArchiCAD y Allplan.

Además, es necesario hablar de la interoperabilidad entre programas que se da en BIM. Este concepto se refiere a la capacidad de transmitir datos producidos por una herramienta de software a otra y nos facilita de forma notable las operaciones en el entorno. Un ejemplo es el programa Cost-It de Presto, utilizado para las mediciones, que mediante un plugin está integrado dentro de Revit.

En definitiva, son muchas las diferencias que existen entre CAD y BIM y por ello mismo es necesario una profunda actualización. Por ello tanto las empresas como los ingenieros deben adaptarse a esta nueva metodología de trabajo. ¿A qué esperas para ponerte al día con la metodología BIM?

checklist para ingenieros

 

Contacta con nosotros

Si tienes una pregunta, nosotros tenemos la respuesta, y si tienes una duda, te la resolveremos.

Contacta ahora