Guía para el reconocimiento de rocas en construcción (1/3): Rocas Ígneas

Materiales y Procedimientos de Construcción
 03-abr-2017 | Structuralia Blog

Comenzamos una serie de tres artículos en la que destacaremos las características claves para identificar las principales rocas relacionadas con la ingeniería y la construcción. En concreto, hoy os avanzamos las observaciones de diversas rocas ígneas. ¡No te lo pierdas!

El reconocimiento del terreno se antoja imprescindible a la hora de proyectar y ejecutar una obra de construcción, dado que en función de la presencia de unos minerales u otros variará la capacidad portante y los posibles peligros relacionados con el suelo. Para poder atajar cualquier problema que se presente o simplemente, para proyectar adecuadamente una obra, el primero de los pasos será siempre el reconocimiento del terreno.

Las rocas ígneas, en este caso, se han formado por la cristalización o solidificación del magma debido a un proceso de enfriamiento. Constituyen el 95 % de la parte superior de la corteza terrestre, quedando ocultas por una capa relativamente fina y extensa de rocas sedimentarias y metamórficas, que analizaremos en las siguientes entregas de esta serie de artículos.

Es habitual realizar su clasificación atendiendo al lugar donde estas rocas se solidifican. De este modo, se tienen rocas intrusivas si el enfriamiento ha tenido lugar bajo la superficie y rocas efusivas si éstas se han enfriado en el exterior.  Además, es cómun realizar una subdivisión más profunda en esta clasificación:

 

  • Endógenas intrusivas.

          - Plutónicas. Enfriamiento lento a gran profundidad.

          - Filonianas. Más rápido en grietas y fisuras cerca de la superficie.

  • Exógenas efusivas.

          - Volcánicas.

                    i. Hipervolcánicas.

                    ii. Subaéreas.

                    iii. Submarinas.

 

Para facilitaros la labor, en esta guía distinguiremos entre las rocas endógenas y las efusivas. El primer paso en el reconocimiento será realiar una comparación de la roca de estudio con las imágenes que os presentamos a continuación. Por último, constatar que cumple con alguna de las características que os citamos a continuación:

 

 

ROCAS INTRUSIVAS

 

Granito Sano (B2):

Presenta un color grisáceo, con tacto rugoso. El granito es una roca dura y densa, que no se raya con facilidad.

Minerales: Cuarzo, Mica y Feldespato.

 

B2 GRANITO SANO

 

 

Granito alterado (B3):

También abundanta, presenta una alteración por acción del agua, que oxida la mica. Debido a ello, su color se torna pardo.

Minerales: Cuarzo, Mica y Feldespato.

 

B3 GRANITO ALTERADO

 

 

Granito rosado (B4):

Aparece ortosa, la cual tiene una coloración rosada que afecta a la roca. No implica variaciones en las características del granito.

Minerales: Cuarzo, Mica y Feldespato.

 

B4 GRANITO ROSADO

 

 

Pegmatita (B5): 

Se trata de una roca holocristalina (totalmente cristalizada) y leucocrata (de colores claros).

Minerales: Cuarzo, feldespatos alcalinos, biotita y a veces, moscovita.

 

B5 PEGMATITA

 


Pórfido granítico (B6):

Tiene una textura pórfida (existencia de cristales de gran tamaño), que le confiere tonos oscuros. Suelen contemplar una presencia de fenocristales de gran tamaño.

 

B6 PÓRFIDO GRANÍTICO

 

 

Aplita (B7):

Su textura es equigranular, con cristales menores de 1mm. En su conjunto, suele mostrar unos colores claros.

Minerales: Cuarzo, feldespato alcalino y, en menor proporción moscovita y biotita. Su aspecto es muy similar al de un microgranito.

 

B7 APLITA

 


Sienita (B8):

Es similar al granito rosado, pero con escasa presencia de cuarzo.

Minerales: Feldespatos alcalinos, sódicos, potásicos y sodicopotásicos. Además, suele estar constituída por hornblenda, biotita, augita y cuarzo (menor a un 5%). Si supera el 20% de cuarzo, esta roca recibe el nombre de sienita cuarcítica.

 

B8 SIENITA

 


Dolerita-Diabasa-Ofita (B9):

Presenta una textura ofítica (grandes cristales de piroxeno). Siempre con unos colores oscuros, es muy similar al basalto.

Minerales: labradorita, olivino y piroxeno.

 

B9 DOLERITA

 

 

 

 ROCAS EFUSIVAS

 

Basalto (F10):

De textura porfídica, contiene un grano fino. Sus colores son oscuros (melanocrática). Posee una gran densidad.

Minerales: plagioclasa y piroxeno.

Otros minerales: olivino y cuarzo.

 

F10 BASALTO

 


Fonolita (F11):

Su color es normalmente verde, ciertamente oscuro. De grano fino, es una roca densa y muy dura, que se rompe en lajas. Como dato identificativo diremos que al golpearla emite un sonido metálico característico. Su textura es porfídica.

Minerales: Feldespatos, feldespatoides, piroxenos.

 

F11 FONOLITA

 


Pumita (F12):

Comúnmente conocida como "piedra pómez".

Es, en esencia, vidrio volcánico, lo que le confiere una textura vítrea. Presenta colores claros con tonos a caballo entre el amarillo y el blanco.

Es muy porosa y ligera llegando, incluso, a flotar en el agua.

Composición mineralógica: lava volcánica.

 

F12 PUMITA

 


Brecha volcánica (F13):

Es un aglomerado de fragmentos de rocas envueltos en una matriz fina y vítrea. Tiene su origen en incorporación, a la colada de lava, de fragmentos de materiales atravesados. Presenta un tacto rugoso.

Composición variada.

 

F13 BRECHA VOLCANICA

 


Escoria volcánica (F14):

Suelen ser mayores de 6cm y existen como resultado del enfriamiento de fragmentos de lava en el aire. Presentan un color oscuro, aunque por oxidación se tiñen de tonos amarillentos y rojizos. Al tacto son porosas y ásperas, con una textura vítrea.

Composición mineralógica: lava volcánica.

 

F14 ESCORIA VOLCNICA

 

 

Obsidiana (F15):

Es, junto con el granito, una de las más conocidas. Roca vítrea, de color negro con fractura concoidea, presenta unos bordes muy cortantes.

Composición mineralógica: lava riolítica.

 

F15 OBSIDIANA

 

 

Toba volcánica (F16):

Es parecida a la pumita, pero sin poros. Su color es claro y presenta una densidad baja.

Constituida por fragmentos de lava unidos por cenizas y materiales finos. 

 

F16 TOBA VOLCNICA

 

 

Piroclastos (lapilli) (F17):

Fragmentos de roca resultantes del enfriamiento en el aire de lava y gases. Suelen manifestarse en forma de partículas oscuras, porosas, ásperas e irregulares. Su tamaño se encuentra entre los 2 y los 6 centrímetros. Como curiosidad, destacar que en Canarias, donde es muy abundante, recibe el nombre de "picón".

Textura vítrea o anfítica (cristales pequeños).

 

F17 PIROCLASTOS LAPILLI

 

 

Esperamos que el reconocimiento de rocas ígneas ya no suponga ningún desafío para ti y te esperamos en la próxima entrega, donde os mostraremos las características de las rocas metamórficas más comunes en la construcción.

¡Comparte con tus contactos!

Quizá te puede interesar

Los proyectos de ingeniería y su impacto en el medio ambiente

Los proyectos de ingeniería facilitan nuestra vida gracias a las infraestructuras, sin embargo hay que minimizar los impactos ambientales que generan.


Leer más >>

Recipientes sujetos a presión: diseño y características

Javier Tirenti, director de Arveng Training & Engineering S.L., y director técnico del máster en Ingeniería de Equipos Mecánicos para plantas de Energía y Oil & Gas de Structuralia, nos habla...


Leer más >>

Contacta con nosotros

Si tienes una pregunta, nosotros tenemos la respuesta, y si tienes una duda, te la resolveremos.

Contacta ahora