micropilotes

Micropilotes: de la posguerra a la actualidad

Ingeniería Civil y Transporte
 08-jul-2020 | Structuralia Blog

No es coincidencia que las fundaciones con micropilotes sigan siendo uno de los métodos más utilizados en la cimentación de edificios en los últimos 50 años. Supuso una alternativa económica y versátil que dió respuesta a la necesidad de subsanar los estragos dejados por el paso de la segunda guerra mundial en las principales ciudades de europa y, hoy en día, sigue siendo de los sistemas más eficaces y económicos en la cimentación de edificios y refuerzos de terreno.

Descarga gratis la checklist sobre Ingeniería 4.0

Concepción de los micropilotes 

Después de los destrozos causados por la segunda guerra mundial, y bajo la necesidad de nuevos sistemas constructivos que permitieran reconstruir las ciudades afectadas de manera rápida y con bajos recursos,  un ex-soldado Italiano llamado Fernando Lizzi, cerca del año 1952, creó las primeras patentes de lo que él llamó en su momento “Pali Radice” .

Fué Lizzi, quien tuvo la idea de un nuevo sistema de apoyo basado en la inserción en el terreno de pilotes de muy bajo diámetro, inyectados con mezcla lechada de cemento, en principio, a bajas presiones; el cual, hoy conocemos con el nombre de micropilotes. Su éxito no fue solo gracias a su diseño teórico, sino a la instrumentalización en torno al método, ya que esta era mucho más comedida y versátil en comparación con los métodos tradicionales de la época. 

Cómo funcionan los micropilotes

Su nombre puede llevar a confusión, ya que no son exactamente pilotes muy pequeños, aunque su diámetro sea considerablemente menor que un pilote, la forma en la que funciona este método es sustancialmente distinta. Mientras que las técnicas como soluciones de bulonado o anclaje de terreno suelen trabajar principalmente a tracción, los micropilotes tienen capacidad de trabajar tanto a compresión como a tracción, flexión y corte.

Es un tipo de cimentación profunda que consiste en elementos esbeltos se incrustan en el terreno, haciendo una perforación bastante profunda pero estrecha, donde se debe encajar el micropilote del diámetro previamente calculado, para luego llenar la perforación con una mezcla lechada de concreto (hoy en día a más presión que las primeras patentes de Lizzi), que tiene la finalidad de mantener todo en su sitio. Una vez asentada la estructura, se instala el sistema de soporte superior de los micropilotes, que se encarga de distribuir uniformemente el peso de la superestructura, y a la vez garantiza un contacto adecuado entre la base y el terreno.

Por qué seguimos usando esta técnica

Con el paso del tiempo esta técnica se ha perfeccionado mucho, aunque el principio sigue siendo el mismo concebido por Lizzi hace más de 60 años, este sigue siendo un método de cimentaciones muy versátil, mejorado por la potencia y compactes de la maquinaria de hoy en día. 

Así mismo, brinda la posibilidad, no solo de acceder a terrenos complicados, si no de poder perforar en varias direcciones para poder soportar cargas laterales y axiales. 

Su naturaleza compacta y liviana, convierten a los micropilotes en una de las técnicas más difundidas a nivel mundial, tanto como método de cimentación profunda, como de manera excelente de refuerzo del terreno

Ésta es de las técnicas más utilizada para proyectos complicados, en áreas confinadas, sótanos, o con pendientes pronunciadas; así como también, de los tipos de cimentación más utilizado en pantanos y humedales. En resumen, se puede adaptar a cualquiera sea el caso o la necesidad.

El futuro sostenible de los micropilotes 

Hoy en día los micropilotes se insertan de una manera pasiva en el terreno pero ¿Que tal si tuvieran una función activa?. Alessandro Mandolini, presidente del Comité Técnico en Fundaciones Profundas de la ISSMGE, prevé que en un futuro este tipo de fundaciones sean instalados de tal manera que le permitan tener una vocación activa en la generación de energía desde las capas más profundas del suelo, que pueda ser utilizada en el edificio que sostiene.

Mandolini ha denominado a los micropilotes “pilotes energéticos”, y asegura que en un futuro cercano se podrán “usar los pilotes como medio para recuperar energía térmica desde las partes inferiores del suelo”, lo que podría cubrir parte de la energía consumida en términos de climatización y acondicionamiento del agua caliente sanitaria, reduciendo costes y emisiones de gases de efecto invernadero al ambiente. 

Nuevo llamado a la acción

¡Comparte con tus contactos!

Quizá te puede interesar

Características, ventajas y aplicaciones del panel GRC

Cuando se hace referencia al panel GRC (Glass Reinforced Concrete) se está hablando de microhormigón armado con fibra de vidrio. Se trata de un material utilizando en el sector de la construcción...


Leer más >>

Las vigas IPE y su uso en la construcción

Las vigas IPE son perfiles metálicos fabricados en acero inoxidable que utilizamos principalmente en el sector industrial, el comercio y la construcción. Sus características quedan perfectamente...


Leer más >>

Contacta con nosotros

Si tienes una pregunta, nosotros tenemos la respuesta, y si tienes una duda, te la resolveremos.

Contacta ahora