Obra civil

Obra civil: desde el Neolítico hasta la era digital

Ingeniería Civil y Transporte
 04-sep-2020 | Structuralia

Avanzamos de manera casi automática, sin detenernos ni un instante a pensar de dónde viene y por qué hoy es posible construir de la forma en la que lo hacemos. Es fácil darlo por sentado en una disciplina tan técnica como lo es la obra civil, pero en los pliegues de la historia de la construcción se esconden logros muy importantes que nos han permitido llegar a donde estamos hoy en día, y como se dice comúnmente, necesitamos saber de dónde venimos para conocer hacia dónde vamos.

Guía Gratuita Profesionalización de Ingenieros

Es necesario mirar atrás para comprender el complejo panorama actual, donde conviven tantas formas de ver y ejecutar la construcción, un periodo caracterizado por la constante transición y una rápida evolución, lo que lo hace muy difícil de definir, pero al mismo tiempo muy atractivo. Por ese mismo motivo es difícil predecir cómo será el futuro de este sector tan volátil.

No se puede entender la historia de la obra civil como una continuidad de avances, ya que su desarrollo no se produjo de esta forma, por eso, lo mejor es analizarla a través de sus etapas o periodos. Ya que han sido muy puntuales las grandes revoluciones tecnológicas que han propiciado los grandes avances en la construcción, respondiendo a esto, el arquitecto y catedrático de construcción en la Universidad Politécnica de Madrid, Luis de Villanueva Domínguez, plantea 3 importantes revoluciones: la edad artesanal, la edad industrial, y la post-industrial.

La revolución artesanal

La necesidad de construir nace con el sedentarismo, y las primeras construcciones aparecen a la par de la agricultura, que fue lo que marcó el primer cambio radical, aunque muy dilatado en el tiempo y en el espacio, ya que no se desarrolló al mismo tiempo en todas las zonas habitadas del mundo. A pesar de que las necesidades a cubrir por la construcción en este periodo eran muy básicas, se disponía únicamente de una gama muy limitada de materiales provenientes del entorno cercano a los asentamientos, como la madera, el hueso, y la piedra, y en algunos casos, comenzaban a desarrollar materiales artificiales como el yeso y la cerámica.

La mano de obra, por primera vez en la historia, era cualificada, o al menos organizada y dedicada al oficio específico de construir: artesanos. Esta figura especializada permite el desarrollo tecnológico de los materiales y, con ayuda del fuego, se comienza a descarbonatar la piedra caliza para obtener cal y la arcilla, que luego será cerámica; lo mismo sucede con el bronce y el hierro. Para llegar a su cúspide con los trabajos de cantería de la Grecia antigua, los cuales se seguirán utilizando y desarrollando mucho después de la caída del imperio romano, en el gótico y hasta en el renacimiento.

Es una etapa donde la disponibilidad geográfica influye inmensamente en la tipología constructiva y formal, más allá de que solo se tenía a mano los materiales disponibles en las cercanías, limitados por la capacidad de desplazamiento; y las necesidades que debía cubrir la edificación, no eran demasiado complejas, y estaban casi totalmente marcadas por las condiciones climáticas del lugar, hasta la concientización de la estética para la construcción de carácter simbólico. 

La revolución industrial 

Según el arquitecto Villanueva, la segunda etapa de gran importancia para la historia de la obra civil, es la revolución industrial. A finales del siglo XVIII y principios del XIX el desarrollo tecnológico tiene un salto importante que permite la reproducción seriada y en masa de todos los materiales desarrollados anteriormente, además se perfecciona el cemento armado, logrando abaratar los costos, los tableros compuestos de madera y finalmente aparecen los plásticos. Esta nueva disponibilidad de materiales y las nuevas necesidades planteadas por la revolución industrial, trae cambios importantes en el paradigma de la construcción. 

Con la producción en masa de materiales viene la prefabricación, y eso implica que ahora la mano de obra se divide entre fábrica y obra, traduciéndose en la aparición de la figura del “montador”. A pesar de esta “industrialización” de la construcción, se siguió imitando las construcciones clásicas hasta que, tras el fin de la Segunda Guerra Mundial, la industrialización generaría su propio lenguaje arquitectónico marcado por la repetición de elementos morfológicamente adaptados a la producción en masa.

Edad Post-industrial 

Así reconoce el propio Villanueva al periodo donde la investigación de los materiales de construcción alcanza un nivel molecular, modificando su propia naturaleza; los morteros y pegamentos son cada vez más versátiles y duraderos, los sistemas de producción permiten hacer materiales cerámicos o cristalinos de gran formato.

Aunque, según Villanueva, los procesos constructivos están algo aletargados con respecto a los avances en la ciencia de los materiales, la prefabricación avanza de tal manera que la “customización” de los productos supera el problema de la repetición, las técnicas de montaje se han simplificado, y el mantenimiento y recambio se han perfeccionado. Esto implica que, hoy en día, cualquier idea arquitectónica es posible de materializar en obra.

Obra civil: Era digital 

Esto nos ha conducido a la necesidad de potenciar el proyecto constructivo de la obra civil  como la herramienta principal para poner en armonía a las técnicas constructivas con lo desarrollado en materiales y productos. El proyecto dibujado a mano quedó obsoleto bastante temprano en la edad que Villanueva llama “post-industrial”, así el dibujo asistido por computadora (CAD, por sus siglas en inglés) representó una forma más precisa de proyectar y construir, ahorrando tiempo, y por ende, permitiendo realizar construcciones más complejas. 

Aún así, el CAD tenía sus limitaciones, y cada vez más, los arquitectos perseguían formas más complejas, que representaban nuevos retos para los materiales, pero más aún para las técnicas constructivas del momento. Por esto, no es casualidad que se adoptaran softwares provenientes del mundo de la aeronáutica como CATIA, creado a finales de los 70, en el que se ha basado el famoso arquitecto Frank Gehry, en el 2013, para poder llevar a cabo el proyecto y la obra del Guggenheim Museum Bilbao, que para bien o para mal, cambiaría para siempre el paradigma de la construcción civil.

Este nuevo paradigma, de una complejidad inimaginable de no ser por los avances de la era digital, ha motivado la difusión de la metodología BIM en la construcción, sustituyendo al CAD, y permitiendo la realización de proyectos cada vez más complejos, gracias a la interactividad y colaboración interdisciplinar que brinda esta metodología. De igual forma, cada vez más, se adoptan en la construcción nuevas tecnologías de otros campos, como el Big Data, los sistemas LIDAR, las nubes de puntos, la realidad aumentada, etc.

En conclusión, pareciera haber un incremento en el ritmo de evolución y desarrollo de nuevos materiales y técnicas constructivas, desde el neolítico hasta la actualidad, cada vez es más frecuente el desarrollo de nuevas tecnologías, y tal vez sea por esto que hoy en día, se nos haga tan difícil separar el presente del futuro. Por ello, la clave como profesionales del sector, es estar actualizado, y sacar el máximo provecho al acceso a la información que no ofrece la era digital que vivimos.

Por ello, estudiar un Máster en BIM aplicado a la Ingeniería Civil puede ser de gran importancia ahora para adaptarnos a las nuevas necesidades que están surgiendo en el sector de la obra civil.

Guía Gratuita Profesionalización de Ingenieros

¡Comparte con tus contactos!

Quizá te puede interesar

¿Quién era Santo Domingo de la Calzada?

Cada 12 de Mayo se celebra la festividad de Santo Domingo de la Calzada, patrón de los Ingenieros de Caminos Canales y Puertos, Ingenieros de Obras Públicas e Ingenieros Civiles, pero, ¿sabes...


Leer más >>

Calcular escaleras: operaciones esenciales para proyectos expertos

Realizar una formación de posgrado tras adquirir la carrera de ingeniería o arquitectura es muy recomendable para desarrollar un trabajo profesional dentro del ámbito laboral.  Por ejemplo, para ...


Leer más >>

Contacta con nosotros

Si tienes una pregunta, nosotros tenemos la respuesta, y si tienes una duda, te la resolveremos.

Contacta ahora