curva-s

Curva s : ¿Cómo monitorear el avance de un proyecto?

Dirección y Gestión
 25-ene-2021 | Structuralia

¡Comparte con tus contactos!

Un proyecto puede ser una idea, una actividad, una planificación, una inversión o hasta una construcción, pero en resumen, siempre se trata de una serie de pasos, o acciones, que en su estado último, conllevan a la concreción de un objetivo bastante claro. La planificación de los proyectos es un aspecto fundamental para el éxito de los mismos, así como el seguimiento del desarrollo, y los objetivos del mismo.

Cuando estos objetivos (y por lo tanto, el proyecto) son complejos, se vuelve necesario una metodología que permita hacer seguimiento del avance hacia el hito final, es decir, sí se han cumplido los pasos y cómo se han cumplido. Para esto existen herramientas que permiten reflejar de manera clara el seguimiento de un proyecto. Una de las más usadas es la “Curva S” o “Curva de Avance”, una herramienta que nos va a permitir controlar, conocer y contrastar el avance de nuestro proyecto para ser capaces de poder aplicar correcciones donde, y cuando, sea necesario.

Guía Buenas Prácticas Gestión de Proyectos

¿Qué es una curva S?

Es una curva realizada sobre el conocido diagrama cartesiano, de hecho, adopta su nombre de la forma que suele tomar cuando se elabora una gráfica en función del tiempo (x) y el coste (y) del proyecto. Por lo general un proyecto parte de un coste nulo, y de forma paulatina va creciendo con el paso del tiempo, en fases intermedias se dibuja de forma más vertiginosas, para finalmente retomar un crecimiento simétrico al de las fases iniciales. 


Esto no quiere decir que todos los proyectos se desarrollen de la misma manera, ya que es una herramienta utilizada en todos los tipos de proyectos, se puede dar el caso de que un proyecto nazca con una importante inversión, como suele suceder en el sector inmobiliario, ya que lo primero es comprar el terreno a explotar

¿Cómo elaborar una Curva S?

Antes de elaborar la gráfica de una Curva S, es muy importante asegurar la disponibilidad de la siguiente información: 

 

  • La documentación y la visión general de la totalidad del proyecto, es decir, la justificación, posibles restricciones, proyecciones, etc.
  • La definición concreta del alcance del proyecto, sus detalles y cualquier tipo de criterio para su aceptación.
  • Identificación de cada uno de los elementos que conforman el proyecto, en especial las que consumen recursos.
  • Una estimación del tiempo durante el cual se desarrollará el proyecto y los costes necesarios para llevarlo a cabo.

 

Una vez recopilada toda esta información, es muy sencillo elaborar la gráfica de la curva S: Basta asignar, sobre un diagrama cartesiano, un valor en coste a cada valor de tiempo. Claro está, que la unidad que asignemos a cada uno, dependerá de las necesidades de nuestro proyecto y lo que nos interese enfatizar con la gráfica. Es decir, el tiempo será en días, meses, o años, dependiendo de la duración del proyecto, y el coste dependiendo del recurso consumido, por ejemplo: una moneda, o horas hombre.  

¿Cómo utilizar la Curva S?

 

Parecerá muy simple, pero saber utilizar correctamente una gráfica de Curva S nos permitirá transmitir de manera concreta y precisa la información que verdaderamente nos interesa. Ya que precisamente el propósito de esta herramienta es informar a los interesados sobre el avance del proyecto de manera periódica, y es necesario que resulte sencillo y claro, para tomar decisiones de manera ágil. 

La mejor forma de usar la gráfica de la curva S, es siempre para contrastar el avance previsto, o planificado del proyecto, con el avance real del mismo. Esto quiere decir que debemos siempre proyectar primero la curva del proyecto según su planificación, y en las revisiones periódicas, dibujar el avance real del mismo, de esta forma se podrá evidenciar claramente las desviaciones, beneficiosas o perjudiciales, para con el proyecto que se está siguiendo.


 Por otro lado, la curva S es la base para aplicar la metodología de gestión de valor ganado, y determinar atrasos o adelantos en el cronograma y en el presupuesto, además de poder determinar tendencias y pronósticos de terminación en tiempo y costo.

 

Guía Buenas Prácticas Gestión de Proyectos

¡Comparte con tus contactos!

Quizá te puede interesar

Competencia empresarial: cómo conocerlas y destacar laboralmente

La competencia empresarial es relevante tanto desde el punto de vista de la organización como desde el lado del talento, aquí destacamos las habilidades básicas.


Leer más >>

Liderazgo de equipos: claves para destacar en este ámbito laboral

El liderazgo de equipos es imprescindible en la empresa actual. Gracias a este directivo, compañeros y empleados trabajan con mayor interés y entusiasmo.


Leer más >>

Contacta con nosotros

Si tienes una pregunta, nosotros tenemos la respuesta, y si tienes una duda, te la resolveremos.

Contacta ahora