Certificado de calidad

Certificado de calidad: Aumentar la competitividad de tu empresa

Industria, Energía y Medioambiente
 05-oct-2020 | Structuralia Blog

Se puede pensar que la calidad de un producto o servicio es un concepto bastante ambiguo, o cuanto menos subjetivo. Y ciertamente puede llegar a serlo, ya que depende mucho del criterio con el que se mida. Por este motivo, existen “estándares” que permiten unificar criterios y dan la posibilidad de valorar la calidad, de modo tal, que pueda ser certificada por un certificado de calidad y asegurar, a quien recibe un servicio o adquiere un producto, que el mismo cumple con estos criterios de calidad.

A estos efectos, el organismo más reconocido a nivel mundial es ISO International Organization for Standarization, y este, a su vez, se encuentra integrado por organizaciones estandarizadoras en más de 160 países. El objetivo de ISO es facilitar, a nivel internacional, el intercambio de productos y servicios de todo tipo, y se encarga de emitir certificaciones de calidad con este fin.

New call-to-action 

Aunque a primera vista no lo parezca, la posibilidad de una empresa u organización de poder certificar la calidad de sus productos, le permite aumentar su círculo de clientes y su competitividad en el mercado. Y desde el punto de vista de los consumidores, ayuda a generar confianza sobre el producto que se está por adquirir o el servicio que se pretende recibir; además de que estos certificados, por lo general, tienen muy en consideración la satisfacción del cliente.

Ventajas de obtener un certificado de Calidad 

Hoy en día, muchos sectores de la economía sufren de mercados sobrecargados con oferta, donde la competitividad se resume al valor añadido que pueda abanderar un producto o un servicio. Y es precisamente ahí donde los certificados de calidad pueden marcar la diferencia, aumentando la competitividad en estos mercados tan hostiles. 

Más allá de la competitividad, certificar la calidad de un producto o servicio, es un proceso que requiere un verdadero compromiso con la mejora de los procesos internos de la empresa; por lo que obtener un certificado de calidad, finalmente se traduce en obtener los siguientes beneficios:

Imagen 

Un certificado de calidad añade una nueva capa a la imagen que proyecta la empresa, es decir, indica a posibles clientes, que la empresa se preocupa por la calidad del producto o el servicio que ofrece. Y en el caso de certificaciones como la ISO 14001, se hace ver que los procesos de calidad van de la mano con el respeto al medio ambiente.

Procesos 

El proceso que implica la auditoría para la obtención de un certificado, asegura una revisión de la empresa, a sus flujos de trabajo y a la organización interna, permitiendo detectar fallos y posibles pérdidas de dinero. Y sobre todo, dando la oportunidad de corregir estos fallos para optimizar los procesos internos de la propia empresa.

Costes

Una consecuencia directa del punto anterior, es la reducción de costes gracias a la optimización de procesos y flujos de trabajos internos; esto seguramente reducirá las pérdidas de tiempo por procesos innecesariamente complejos, y por otro lado, reforzará criterios y procedimientos que disminuyan al mínimo los posibles errores.

Actualización y renovación

La periódica renovación de los certificados de calidad, obliga a mantener al día a todos los integrantes de la empresa sobre conocimientos, técnicas y herramientas, que como ya sabemos, hoy en día, están en constante evolución e innovación. Este es uno de los factores fundamentales que tienen que ver con la competitividad de sectores económicos con sobrecarga de oferta.

Certificados de Calidad 

La norma para emitir un certificado de calidad más extendida a nivel mundial, es sin duda, la ISO 9001. La “9001” goza de un reconocimiento por casi todos los países del mundo, y se ha convertido en un requisito a nivel de contrataciones internacionales, debido al nivel de confianza que genera. Esto la hace la más recomendada para cualquier empresa u organización que desee aumentar su valor añadido de cara a futuros clientes. 

Aun así, no es la única norma en materia de certificación de la calidad, de hecho, lo más recomendable es que vaya acompañada de la ISO 14001, la cual permite certificar que la organización proceda de manera socialmente responsable, y la ISO 45001, enfocada en materia de salud laboral y seguridad ante riesgos laborales. La estructura de estas tres normas es bastante similar en cuanto a procesos, por lo que lo mejor es someterse a la certificación contemporánea de estas tres. 

Adicionalmente, los sectores más reconocidos cuentan con certificaciones de calidad específicas, las cuales, por definición se encargan de certificar aspectos claves para determinado sector, o aspectos de este. Uno de los más conocidos en España es el Certificado “Q” de calidad turística, esta certifica el cumplimiento a cabalidad de las normas que determina el Instituto de Calidad Turística Española, que prevén un servicio enfocado en el cliente y en la actualización periódica. 

Proceso para certificar la calidad de tu producto o servicio

El proceso comienza por solicitar a la empresa certificadora, un presupuesto de las auditorías necesarias para obtener el certificado de calidad deseado; esto varía bastante según el tamaño de la empresa, el sector, y el tipo de certificación que se desea obtener. Cuando este viene aprobado, comienzan las evaluaciones a los procesos internos de la organización o la empresa en cuestión.

Más allá de esto, las auditorías también valorarán aspectos como el nivel de satisfacción de los clientes, el ejercicio del liderazgo y los objetivos de crecimiento y mejora a futuro. Así la empresa certificadora emitirá, en caso de un correcto desempeño, el certificado correspondiente. En el caso contrario, se emitirán una serie de recomendaciones a cumplir, donde en algunos casos, será necesario repetir auditorías parciales o totales a la empresa. 

Una vez conseguido el o los certificados, se entra en un ciclo de renovación periódica, según lo establecido en la normativa de la certificación. Normalmente, para certificados de calidad suele ser de carácter anual, donde se repetirán las auditorías que sean necesarias, y donde es posible revocar el certificado. 

Ampliar los conocimientos sobre el certificado de calidad es posible con el Máster de Calidad, Medio Ambiente, Seguridad y Salud de Structuralia con el que los alumnos adquieren los conocimientos y hablidades para el desarrollo de los roles de responsable calidad, medio ambiente y seguridad y salud a través de la aplicación de estándares ISO 9001:2015, ISO 14001:2015 e ISO 45001:2018 de uso generalizado y reconocido.

New call-to-action

¡Comparte con tus contactos!

Quizá te puede interesar

Plan de calidad ejemplo: pasos para elaborarlo adecuadamente

Un plan de calidad es algo esencial dentro de todas las empresas, puesto que se trata de la herramienta base para poder detectar los fallos que se produzcan y, de esta manera, obtener las...


Leer más >>

La energía undimotriz: el mar, una gran fuente de recursos

La energía undimotriz, también llamada olamotriz, es aquella que aprovecha el movimiento de las olas como fuente de obtención de energía.


Leer más >>

Contacta con nosotros

Si tienes una pregunta, nosotros tenemos la respuesta, y si tienes una duda, te la resolveremos.

Contacta ahora